martes, 17 de enero de 2012
Son muchas las semanas que se lleva hablando de los funcionarios y muchas las páginas que han analizado su función, sus eficacias y sus ineficacias. Se ha filosofado elucubrando de dónde vienen, su necesidad de existir, cómo llegaron al planeta tierra  y  hacia donde van….
Cuantitativamente los porcentajes de referencias a sus ineficacias e inutilidades desbancan a los de sus eficacias y utilidades. La criminalización de su función ha sido tal que se  les ha llegado a hacer responsables de la desorganización administrativa, de los desajustes y dejaciones de la vida social e incluso se les ha responsabilizado de la crisis económica. Estoy buscando alguna referencia además de su responsabilidad en las revueltas de la primavera árabe, la fabricación de la bomba atómica, del hambre en África,  la desertización del planeta en incluso de la ausencia de lluvias (a ver si las nieves que han caído estos dos últimos días ha sido porque algún funcionario se ha puesto a trabajar y ya no es necesario sacar vírgenes ni santos en rogativa por los campos)
Cuando la crisis no vivía entre nosotros a los funcionarios se les colocaba en la administración y servicios públicos y se les exigía que atendieran las demandas de los ciudadanos, tramitaran sus solicitudes, gestionaran sus recursos y atendieran las  necesidades  Ahora simplemente se les exige que dejen de existir…
Lo preocupante es ver como se confunde al funcionario con la clase política haciéndoles responsables de la grave crisis económica y social en la que estamos, sin reconocer que su trabajo está planificado, reglamentado y legislado por los políticos de turno. El estado ha hecho de los funcionarios su chivo expiatorio para eludir sus responsabilidades.
No solo los ciudadanos expresan su malestar con la función pública, también los funcionarios se desengañan viendo como desde maniobras políticas, sindicales y corporativistas se toman decisiones de organización de su trabajo no en base a su  rendimiento sino por los  intereses de los gobernantes y jefes serviles de turno.
Claro que la gestión y el servicio de la función pública se puede mejorar, y  se puede hacer la ética mucho más estética, pero lo que no se sostiene es que la solución sea la destrucción  de todo funcionario que nos encontremos por el camino.
Todos aquellos que quieren mandar a galeras a quienes cada día atienden sus reivindicaciones de trabajo digno, la educación de sus hijos, la salud de sus familiares enfermos y  la suya propia, la atención a sus ancianos dependientes, la seguridad y el mantenimiento de los servicios públicos y la permanencia de sus servicios sociales, deberían ser conscientes que son parte de una sociedad que no se merece vivir bajo mínimos ni hacer a sus funcionarios responsables de una crisis inventada por el sector financiero en contubernio con la clase política corrupta.

5 comentarios:

  1. Bieeeen Begoña, así se habla, o mejor, así se escribe.
    De acuerdo en todo, parece que con esta "caza de brujas", pretenden desviar la atención del origen de esta gorda que nos está cayendo.
    Aquí la frase esa de " pagan justos por pecadores" , le va al pelo; parece que tenemos más culpa que el yerno del rey.

    ResponderEliminar
  2. Begoña, haces un análisis del estado de opinión que tenemos
    los ciudadanos respecto a los funcionarios y su utilización política, pero no te "mojas" en hacer una crítica de peso a ciertos funcionarios, digamos
    "incumplidores",(son pocos, pero los hay) que manchan la imagen del funcionario público. Te doy solo un ejemplo: Hace unos días por la mañana me encontré a un funcionario en un supermercado haciendo la compra tranquilamente, en su horario de trabajo. Pemíteme que me indigne.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que hay muchos funcionarios irresponsables que más que dignificar el trabajo lo desacreditan con actitudes como las que comentas.No seré yo quien las defienda ,por supuesto y me uno a tu indignación. Pero quiero reivindicar también el trabajo bien hecho, el trabajo necesario y no del que quieren prescindir muchos administradores de la función pública.

    ResponderEliminar
  4. Reconociendo quien son realmente los justos y por donde andan los pecadores empezaremos a dejar en evidencia a quienes realmente son responsables de esta injusta crisis

    ResponderEliminar
  5. Begoña, me parece muy acertado tu escrito, sobretodo en los tiempos que corren, en los que estas toamndo un cafe con alguien y si te preguntan a que te dedicas ya te da hasta verguenza decir que eres funcionario porque en ese preciso instante comienzan a tratarte como si fueras una especie de delincuente, mientras que al getilla y el que de verdad debería avergonzarse de su comportamiento le ríen las gracias y alaban sus "hazañas" (fraudes).

    ResponderEliminar

Marea naranja

Marea naranja
Navegando con la marea naranja(cliquea)

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar
Imagenes para sobrellevar la crisis

Mercedes Sosa

Mercedes Sosa
Mercedes Sosa: "Gracias a la vida"

ZAZ

ZAZ
ZAZ- Je veux

Tiken jah Fakoly: Ya nada me asombra

Macaco: "Mensajes de Agua"y su aportación a los discapacitados

Discurso final de Charles Chaplin en la película “el Gran Dictador

Eduardo Galiano: El Derecho al delirio

TRADUCTOR

Con la tecnología de Blogger.

PUEDES SEGUIRME DESDE TU CORREO ELECTRÓNICO

SEGUIDORES