sábado, 22 de diciembre de 2012

  
Anuncié  en mi anterior post que la búsqueda de buenas noticias iba  a continuar. Aunque no es habitual en quien firma este blog hacer referencias profesionales , hoy me permito esta licencia para participaros mi encuentro de buenas noticias.

La profesión de trabajo social es tan especial que en  cada encuentro con los desajustes, las carencias ó las dependencias siempre hay algo ó alguien dejando  mensajes, enseñanzas ó acciones  en los  “ haberes y potencialidades ” de la historia social. Este es el caso de la cuidadora “Moly” con la que me encontré días pasados en un domicilio al lado del que os nombraré como  José, persona en situación de  dependencia con limitaciones físicas que a consecuencia de su  parkinson degenerativo necesita ser ayudado en la mayor parte de las  actividades de vida diaria.

Tras mi llamada a la puerta de la vivienda, es  Moly  quien sale  a recibirme y avisa de mi llegada. No se deja engañar cerciorándose bien  de quien soy y  mirándome fijamente  con sus ojos vivarachos. Hace que la siga hacia la estancia donde se encuentra José, al que todos los días despierta besuqueándole y observando sus movimientos y trasferencias cuando se levanta. Lo custodia en su lento caminar hacia el baño  pendiente de las  barreras que  pueda encontrar a su paso. De cada obstáculo encontrado ó  movimiento no realizado es ella la fiel centinela  avisando ó pidienendo ayuda cuando la entrecortada  y dificultosa voz de José se lo impide. Reconoce sus comidas y le acompaña en sus ingestas participando en el ritual de llevarsela  a la boca. Cunando sabe de su intención de descansar, siempre se adelanta a José  para reservarle su rincón preferido en el sofá del salón . Un día que no llegaba, se impacientó y salió en su busca. Vió como su dueño estaba tendido en el pasillo de la vivienda sin poder levantarse. Fueron sus ladridos los que alertaron a la esposa de José y mientras esperaba a la ambulancia permaneció  a su lado  dándole aliento y protección. Se enojó cuando no la dejaron acompañarle en el traslado al hospital y cada día lo buscaba en el rincón del sofá.  Al regresar de nuevo su dueño a casa decidió convertirse en “su cuidadora principal” y de cada movimiento , cada mirada y cada gesto se erigió en portavoz  a través de  sus ladridos.

En el transcurso de mi visita, escaneaba mis palabras, rebobinaba  mis preguntas y las trasfería  a su dueño con  toques de cabeza de lado a lado, esperando y sopensando bien las respuestas y sus  acciones posteriores. Si José responde nervioso, ella lo tranquilliza acercándole su cara y acariciándole con sus patas. Si me sonrie, ella lo hace igualmente moviendo sus orejas  y su rabo y si es el silencio con el que se manifiesta , son sus ladridos los que  me informan de las  lagunas” del discurso de  su amo.

No tengo duda cuando he de valorar la idoneidad de los  cuidadores de José. Moly, perra fox terrier de tres años, es quien sustituye los tiempos de respiro de la esposa complementando los cuidados que ésta realiza a su marido. Moly es trabajadora no asalariada, a jornada completa, que no pide nómina ni descansos y tampoco  quiere  separse de su dueño: sólo demanda un rincón a su lado en el sofá y  que sus manos  la  acaricien cuando la tiene en su regazo.

Moly no sabe de la ley de dependencia ni de recortes sociales, solo entiende de fidelidad. Depende de que su dueño dependiente se levante cada día para ser ella feliz y José vive su dependencia con sentimientos de “independencia” cuando sus  ladridos le protegen.

Salgo de la vivienda pensando en la humanidad de Moly y decido encuadrarla en el apartado de cuidadores oficiales de José. Ella y otras muchas “molys” que se   encuentran en los hogares de gran número de personas en situación de  dependencia nos transportan al mundo de la verdadera generosidad y  fidelidad en la atención .

8 comentarios:

  1. ¡Precioso Begoña!. Muy buena noticia. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, Begoña. Voy a plantearme mis informes sociales de dependencia desde otra perspectiva a partir de ahora! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso post. Enhorabuena (con lagrimilla)

    ResponderEliminar
  4. Emocionada por el post. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. ¡ Que bonito Begoña! Me ha gustado y emocionado este post. A ver si con estos cuidadores no reconocidos en ninguna ley vamos librando de la quema

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos los Molys

    ResponderEliminar

Marea naranja

Marea naranja
Navegando con la marea naranja(cliquea)

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar
Imagenes para sobrellevar la crisis

Mercedes Sosa

Mercedes Sosa
Mercedes Sosa: "Gracias a la vida"

ZAZ

ZAZ
ZAZ- Je veux

Tiken jah Fakoly: Ya nada me asombra

Macaco: "Mensajes de Agua"y su aportación a los discapacitados

Discurso final de Charles Chaplin en la película “el Gran Dictador

Eduardo Galiano: El Derecho al delirio

TRADUCTOR

Con la tecnología de Blogger.

PUEDES SEGUIRME DESDE TU CORREO ELECTRÓNICO

SEGUIDORES