martes, 17 de diciembre de 2013



     Nunca un intérprete del lenguaje de signos había adquirido tanta notoriedad y fama como Thamsanga Jautjie, intérprete en este caso de  los dirigentes que intervinieron en la ceremonia del funeral de Mandela.
 Thamsanga, más que hacer traducción en lenguaje de signos, realizó signos en “su lenguaje” dignos de que se le interpretaran a él. El susodicho intérprete escenifica movimientos de manos inconexos, sin sentido  e indescifrables, alegando que sufrió episodio esquizofrénico en el que “oía voces y veía ángeles”, hecho que le distrajo durante las traducciones. Y permaneció durante toda la ceremonia agitando sin parar manos y brazos al albor de las entradas y paradas en los discursos de los intervinientes (ver)
Este episodio ha dado  lugar a multitud de valoraciones e interpretaciones, unas muy serias, otras no tanto. Yo prefiero ante todo quedarme con el resultado satisfactorio de que su alucinación no le llevó a ver otro tipo de ángeles más justicieros que le provocaran reacciones menos pacificas.
Valorada la situación desde la distancia del episodio esquizoide, yo creo que en realidad el señor Thamsanga  estaba “rapeando”  ante “la hipocresía” de tanto dirigente elogiando a Mandela y se convirtió en otro defraudador más en este caso “hablando sin palabras”.
Profundizando más en esa visión angelical que refirió tener, creo que en realidad fue producto de la aparición del “angelito Rajoy” tras  su plasma y esto le hizo agitar y agitar los brazos en señal de “bienvenida” pensando que tras él aparecería “el salvador” al que suelen acompañar los ángeles al salir a escena. Cuando expresa su miedo al darse cuenta de lo que le estaba pasando y se lleva la mano al cuello, me atrevo a considerar que el relaxing cup de Ana Botella  tuvo mucho que ver y los cortes de mangas que aparenta realizar con sus manos  me hacen suponer  que no son otros que los finiquitos de Cospedal. Todo lo que llevamos intentando entender durante estos años de tortura informativa aquí, este interprete lo soluciona en una tarde en Sudáfrica. Consciente, no obstante de su lio con los ángeles  reconoce al mundo su equívoco, pero ninguno de los angelitos que lo rodeaban le apoyó.
No hagamos caza de brujas.  Yo creo que Thamsanga medicado puede ser muy útil, porque es buen actor, interpreta a los “angelitos del mundo” muy bien, se mueve por el escenario con prudencia y comunica “sin hablar” lo que otros hablando no hacen.
Propongo que se le contrate en este país para interpretar las ruedas de prensa de nuestros políticos y dar luz a “los ángeles salvadores” de sus sueños. Creo que este "profesional” nos ayudará s salir de la crisis con uno de sus magistrales cortes de mangas.
Ahora que están tan de moda los donativos y las campañas solidarias, inicio la mía desde estas líneas pidiendo la contratación sin finiquito para Thamsanga y “sus ángeles”.

PD: Os dejo con una verdadera intérprete del lenguaje de signos para que disfrutéis.




viernes, 1 de noviembre de 2013


           Es así como el presidente de Venezuela denomina al Viceministerio que ha creado recientemente en su país. Reconozco que la noticia me inquietó al pensar que ya nadie podía proporcionar la plena felicidad en tiempos tan convulsos como los que estamos pasando. Me dije: “sigue leyendo atentamente que igual esto lo hacen importable a nuestro país”. Con este Viceministerio Maduro quiere  constituirla  gran oficina de beneficencia de mando centralizado, desde donde se  cursen reclamos y necesidades de los venezolanos más vulnerables y el Gobierno tenga claro a quién pedir cuentas”. (Ver). Y por si esto no era suficiente, la  intención última del dirigente venezolano es llevar las misiones (programas sociales) hasta el cielo en agradecimiento a Hugo Chávez. Casi nada. De aquí  el matiz de la “suprema” felicidad, digo yo. Lo más triste  de este esperpento que escenifica Maduro, lo sufren  los ciudadanos venezolanos con una  deuda pública que supone más del 57% de su  PIB,  sus desabastecimientos y el  vía crucis que cada día han de pasar para conseguir los ingredientes de casi cualquier comida.
          La felicidad se está convirtiendo en asunto de estado en muchos países y no es éste, aunque sea el más esperpéntico, el primer mandatario, que la ha utilizado en sus campañas  políticas y en sus programas electorales. Sin ir más lejos, nuestro presidente Rajoy en uno de sus mítines electorales del 2011, dejó patente que “aspiraba a devolver la felicidad a la sociedad española”(ver).  Y a ello se puso sin dilación nada más ser investido presidente de gobierno. Más que crear como lo hace Maduro, Rajoy se inicia en el camino de las reformas: reformas estructurales, de sanidad, educación, justicia, de la administración pública, reforma laboral, del estado de bienestar, de las pensiones…. Es así como comienza a esparcir la dosis de felicidad prometida: un lote para la iglesia, otro para los grandes empresarios, otro para el capitalismo exacerbado y otros para  de los especuladores de la banca, y la ansiosa troyka financiera. De esta forma  incrementa en un 13% a los millonarios de este país y suma más  de tres millones de personas a la pobreza más severa. A esto le ha llamado “recuperación”. En estas estadísticas queda evidente que ni el ciudadano de a pié, ni los trabajadores, ni los sectores más vulnerables han sido los destinatarios de la “felicidad recuperada”.
Llegados aquí, propongo un ministerio sin cartera que impida hacer caja a otras carteras ya repletas y ávidas más que de crear en “intervenir". Porque la felicidad no se consigue si antes no se ha pensado en las necesidades reales de los seres humanos, a este ministerio lo denomino “Ministerio de la Suprema Humanidad” que devuelva todos los derechos sociales robados, recomponga las estructuras que los sustentaban y permita vivir digna y tranquilamente a sus ciudadanos sin más intervencionismos ni promesas de falsa felicidad.



Os dejo con la dosis de felicidad que nos da Rosanna a través de este video


jueves, 26 de septiembre de 2013


    Hace poco más de dos años iniciaba la andadura de este blog despertándome de lo que hubiera deseado que fuera un sueño al oír desde todos los medios de comunicación como  España se  vestía  de azul. A su vez en todas las carteleras de cines podíamos ver la llegada de los Pitufos anunciando lo grande y mágico de su invasión azul en 3D. Dos años después de nuevo reaparecen los azules Pitufos, ahora acompañados de “los Malotes”

          ¿Qué está pasando con los inocentes azules que invadieron nuestro planeta? ¿qué ha pasado desde su invasión para que hayan decidido volver acompañados de “malotes”?.

          Las banderas azules que han ondeado en todas nuestras instituciones han sido testigos de cómo la realidad de este país ha superado a la ficción de los Pitufos y ésta ha servido para editar una nueva película que bien podría ser denunciada de plagio por nuestros gobernantes creadores de otro inigualable guión de pitufos malotes. En esta nueva serie  podemos ver en escena al presidente de las banderas azules convertido en hechicero de ahorrativas pócimas, envueltas de humo blanco y plasmas transparentes. Tras él aparece  una rubia pitufina intentando proteger a papá Pitufo de los ataques del malvado mago Garmamenta, alias Bárcenas que cocinando su pócima mágica, saca una nube de apuntes contables desclasificados, ordenadores destripados y desenfunda su pen drive disparando a diestro y siniestro, pagas, nóminas y comisiones ilegales. En su defensa, papá Pitufo, hombre de plasma y de fin de la cita, convoca a toda su cohorte de desmemoriados ultra azules, recitando los mantras “no me consta”, “no recuerdo” y “eso es mentira”.



     En las siguientes escenas  papá Pitufo aparece con la barba más blanca y la cara cada vez más azul, aunque a él “no le conste”. El “malote Bárcenas”,desde la cárcel continúa preparando sus pócimas y posando para la cámara oculta. 
Mientras en la “aldea azul”, ahora en crisis, sus inquilinos tratan de salir del paso con “sus herencias recibidas”, rodeados de reivindicativas mareas rojas, naranjas, blancas, verdes y negras. 
     Se justifican, apelan a sus “minorías silenciosas”, se sazonan con “el tú más” y apagan el fuego con “el fin de la cita”.


Y por si no era suficiente con esta nueva serie de la saga azul haciendo de las suyas, el  diario británico “The Telegrapf” (ver), responsabiliza a nuestra siesta como la causante de la  crisis que vivimos en España y lo justifican afirmando que  los españoles dormimos poco y necesitamos recuperarnos con la siesta, provocando con ello  disminución en la  productividad de nuestro trabajo. Hay que fastidiarse.....una nueva saga de envidiosos británicos amenaza nuestra tranquilidad. Ahora sí que deseo con todas mis fuerzas dormir, gozar de mi siesta y dejar de producir. Fin de la cita.



P.D: Prometo ser más productiva en las apariciones de este blog pero no voy a dejar mi siesta.Mientras os enlazo este video con otro color: Diego Torres y su “Color esperanza”  








Marea naranja

Marea naranja
Navegando con la marea naranja(cliquea)

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar
Imagenes para sobrellevar la crisis

Mercedes Sosa

Mercedes Sosa
Mercedes Sosa: "Gracias a la vida"

ZAZ

ZAZ
ZAZ- Je veux

Tiken jah Fakoly: Ya nada me asombra

Macaco: "Mensajes de Agua"y su aportación a los discapacitados

Discurso final de Charles Chaplin en la película “el Gran Dictador

Eduardo Galiano: El Derecho al delirio

TRADUCTOR

Con la tecnología de Blogger.

PUEDES SEGUIRME DESDE TU CORREO ELECTRÓNICO

SEGUIDORES