martes, 20 de marzo de 2012

Mucho se escribe y habla de la dependencia y sus dependientes y poco ó nada de la independencia de las personas con dependencia. 
Permitirme que hoy haga un hueco en este blog a Sara, que hizo de su vida un reto a la independencia. Hace una semana que se ha ido como vivió, discretamente. Aquí nos dejó su silla de ruedas como símbolo de su caminar haciendo camino, como cantaba con su Serrat. A los que vivimos a su lado nos queda su enseñanza de vida, llena de chispa y sentido del humor, sus retos, sus logros y todas sus reivindicaciones ante cualquier barrera que pusiera límites al espacio físico de los que como ella caminaban en silla. Contigo aprendimos que a menudo  se vuelve injusto lo que se cree justo y que no es necesario estar en silla de ruedas para ser dependiente porque la independencia se adquiere desde el deseo de libertad,  de la apertura de mente y convicción del  “poder  hacer” que  tú tenías.
No es más independiente el que  no lo es físicamente ni más dependiente el que lo es. Ni más libre el que camina sin muletas porque las limitaciones, muchas veces,  se las pone uno mismo desde la desmotivación y el  miedo a caminar aún teniendo los pies libres de ataduras. ¡Cuántos pasos diste por delante de los que te acompañábamos, cuántas veces  nos recordaste las  impuntualidades en nuestros encuentros donde tú llegabas la primera.  Para muchas cosas nos has antecedido, nos has guiado y ahora también por ser tan puntual has querido marchar antes, esta vez sin avisar y dejándonos colgados en nuestra próxima cita.

Te lo perdonamos porque te queremos y porque sabemos que  sigues  negociando la supresión de barreras de todo lo que  estás encontrando a tu paso. Y por eso de que “caminante no hay camino, se hace camino al andar….


P.D: Quiero a través de este post hacer un homenaje a todas las personas  que como Sara  hacen de su vida un ejercicio de superación y conquista de la independencia .

martes, 6 de marzo de 2012

           
En este mi afán de sobrevivir emocionalmente a la  crisis, continúo reflexionando sobre la forma de afrontarla sin obviarla.
 Como todavía  parece ser que va a permanecer en nuestras vidas una temporada más al haberse convertido con todos sus hijos y demás familiares de la saga en  okupas de nuestras casas, creo que lo mejor es no evitarla. Para ello propongo:
No registrarse con ella como pareja de hecho y mucho menos matrimoniarse de mala manera. Así prestaremos el  primer apoyo a este gobierno y a la conferencia episcopal que quieren  todo como “dios manda “.
Toda la familia ha  de  acudir además  a cada manifestación de estudiantes, profesores, sanitarios, funcionarios, agricultores, hosteleros, obreros, funcionarios,  mileuristas y todo tipo de parados que se convoquen, respondiendo a la llamada de los  gobernantes que pregonan “que no va a servir de nada las movilizaciones”  y   demandan responsabilidad ciudadana. Cada salida a la calle  demostrará  que su llamada ha surtido efecto  cumpliendo con el ejercicio  de responsabilidad necesario para  estos casos.
Y como su intención es “no irse“, a sus hijos los integraremos en las campañas turísticas que algunos ayuntamientos están realizando para atraer turistas a sus respectivas ciudades. Así por ejemplo, para fomentar la pesca participarán gratis en la campaña “pescadores  por un día”, aprendiendo de esta forma las mejores habilidades de esta actividad para  poder en un futuro ayudar a  pescar las fortunas perdidas  y devolverlas a nuestro patrimonio.
 Si algún miembro de la familia, comienzan a realizar actividad laboral, desde el principio pedirles que inicien una huelga a la japonesa, no de brazos caídos, sino de trabajo concienzudo, relajado y bien documentado. Cuando tengan que atender a otros parientes  parados, dedicarles la máxima  atención, recogiendo con exhaustividad y sigilo sus demandas, documentándolas con precisión y gestionarlas con eficacia sin convertir la agilidad en premura.
Tanto si toca trabajarla como sufrirla, convivir con esta crisis exige responsabilidad reivindicativa  y no permisividad colectiva y encubridora de recortes retrógrados e involucionistas

Marea naranja

Marea naranja
Navegando con la marea naranja(cliquea)

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar
Imagenes para sobrellevar la crisis

Mercedes Sosa

Mercedes Sosa
Mercedes Sosa: "Gracias a la vida"

ZAZ

ZAZ
ZAZ- Je veux

Tiken jah Fakoly: Ya nada me asombra

Macaco: "Mensajes de Agua"y su aportación a los discapacitados

Discurso final de Charles Chaplin en la película “el Gran Dictador

Eduardo Galiano: El Derecho al delirio

TRADUCTOR

Con la tecnología de Blogger.

PUEDES SEGUIRME DESDE TU CORREO ELECTRÓNICO

SEGUIDORES