viernes, 4 de enero de 2013
                               




      Hace diez años escribí un artículo con este título no pudiendo imaginarme que transcurrido este tiempo iba a volver a hacerlo con el mismo enunciado y similar contenido. La diferencia entre el ayer y el hoy es que en aquel momento llamaba la atención sobre los resquicios de la beneficencia heredada y hoy me mueve la denuncia hacia la misma beneficencia recuperada por los actuales dirigentes y teñida de puentes de solidaridad.


       Está pasando la navidad y como cada año por estas fechas  junto con  la venta de las maravillas de los regalos de familia y los suculentos platos de “la gran cena”, nos acompañan las campañas benéficas  con  recogidas de alimentos, juguetes y ropa para las “otras familias” que soportan el paro, los desalojos y la indiferencia y maltrato de gobernantes, banqueros, políticos y legisladores.

      Por variedad de “causas solidarias “  que no quede. Todo cabe en estas fechas, pero quien se lleva la palma son las campañas con llamadas de teléfono como protagonistas y curiosamente ,  la mayoría vía lineas 902 . Es fácil :  si se  quiere   colaborar por ejemplo , con los “abuelos  dependientes”, indican un número 902  terminado en 1, para los niños “desprotegidos” terminado en 2, para “los desahuciados” terminado en 3…..y así se coleccionan más y más colectivos objeto de “ayuda desinteresada” . Sólo es necesario tener variedad de causas  y colectivos  “pobres de necesidad extrema”  que por lineas de teléfono no va a quedar: las multinacionales se vuelcan y de paso también se forran  enseñándonos  y   ayudándonos a ser solidarios.

      En un par de semanas se reciben los millones que el resto del año nuestros gobernantes se han encargado de despojar a los ciudadanos y para colmo nos felicitan por nuestra solidaridad.

       Son fechas que nos quieren mostrar todo más “cívico” cuando en realidad  se manifiesta mucho más “cinico” y de esto somos testigos los profesionales que trabajamos durante todo el año con estas  familias y colectivos a los que se destinan las famosas “campañas solidarias”. Sus beneficiarios quieren  comer, vestir y vivir dignamente todos los días. No desean los “empachos” de la navidad ni las “desnutriciones “ del resto del año. No quieren compasiones ni beneficencias. Unicamente desean tener acceso a los DERECHOS  sociales básicos que les han arrebatado impunemente. 

      No hay porque dudar de las buenas intenciones con las que se emprenden algunas de estas campañas, pero si las cuentas corrientes que se abren  para las mismas se destinaran para las necesidades sociales del día a día , otro gallo cantaría a sus beneficiarios. No serían necesarias más  invitaciones de “pobres a la mesa de los ricos”, ni que los niños esperaran  a los juguetes de los “reyes disfrazados de magos” en enero. Cuando estas fechas pasen y el telón de este “teatro navideño” se haya bajado, ¿seguiremos siendo solidarios?. 

       De la  SOLIDARIDAD  con mayúsculas se necesita todo el año, no solo en Navidad. La verdadera solidaridad no está teñida de tintes benéficos. Es anónima y sin anunciantes que la sustenten. El resto huele a beneficencia desempolvada y abrillantada  a la que nadie quiere volver.









0 comentarios:

Marea naranja

Marea naranja
Navegando con la marea naranja(cliquea)

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar

MIS REGALOS (para reflexionar y disfrutar ) Cliquea imágenes para entrar
Imagenes para sobrellevar la crisis

Mercedes Sosa

Mercedes Sosa
Mercedes Sosa: "Gracias a la vida"

ZAZ

ZAZ
ZAZ- Je veux

Tiken jah Fakoly: Ya nada me asombra

Macaco: "Mensajes de Agua"y su aportación a los discapacitados

Discurso final de Charles Chaplin en la película “el Gran Dictador

Eduardo Galiano: El Derecho al delirio

TRADUCTOR

Con la tecnología de Blogger.

PUEDES SEGUIRME DESDE TU CORREO ELECTRÓNICO

SEGUIDORES